La digitalización de contenidos editoriales y su difusión – Arantza Larrauri

Arantza Larrauri

LA DIGITALIZACIÓN DE CONTENIDOS EDITORIALES Y SU DIFUSIÓN: EL TIEMPO HA LLEGADO.

Primeras consideraciones
Decía el gran escritor Víctor Hugo que “No hay nada tan poderoso en el mundo como una idea cuyo tiempo ha llegado” y, sin duda, el momento ha llegado para la digitalización de contenidos editoriales y su difusión entre el público lector. El libro electrónico (Ebook) está aquí para quedarse.
Al margen de la circunstancia de que determinados mercados, como es el caso del anglosajón, han sido pioneros y van un paso por delante en lo que a digitalización y difusión se refiere, lo cierto es que a nivel general y particularmente en España es ahora cuando el mercado (tanto la oferta como la demanda) de los contenidos editoriales digitales está dando los primeros pasos en un camino del que sólo vislumbramos el principio.
A nivel internacional varios factores, algunos de carácter general y otros específicos del mundo de la lectura, nos han permitido llegar hasta aquí. Esos mismos factores ya tienen impacto en nuestro país, pero su influencia irá in crescendo.
Entre los generales, destacaría el cambio de paradigma cultural que ha supuesto Internet y la conectividad. La interacción con la “pantalla” y con los contenidos intangibles; la costumbre de movilidad, acceso e inmediatez; la mayor posibilidad de intercambio y participación; el menor pudor y mayor permisividad en relación a la propia privacidad, etc, son determinantes.
Asimismo, entre los generales, señalaría la transformación de los hábitos de consumo de otros contenidos de ocio cultural como pueden ser la música, el cine, la televisión o la prensa. Transformación propiciada por los avances tecnológicos de los dispositivos (múltiples funciones y utilidades, mejoras estéticas, más ligeros y transportables, aumento de la capacidad de almacenaje, precios más económicos)

y propiciada también por las mejoras en la conectividad y por la estandarización de formatos.
Entre los específicos de la lectura, diría que hay dos factores que se retroalimentan: por un lado el desarrollo de la pantalla de tinta electrónica (E-Ink) y la consecuente fabricación y venta de dispositivos específicos para la lectura (E-readers), -vinculados o no a una tienda on-line concreta-, junto con la existencia de sistemas de protección para contenidos editoriales (DRM), dan la confianza a autores, agentes y editoriales para lanzarse a la digitalización de los contenidos. Y viceversa: con el incremento de contenidos digitalizados se estimula la apuesta de los fabricantes de dispositivos para mejorarlos y abaratarlos. Como un pez que se muerde la cola.
Muchas preguntas
Se está escribiendo y hablando mucho últimamente sobre la llegada del libro electrónico y sus consecuencias. El debate está a la orden del día. Sin duda el tema es apasionante y en torno a él surgen muchos interrogantes en diversos frentes.
En relación a la creación y al tratamiento de los contenidos, por ejemplo, algunas de las preguntas que hay encima de la mesa son: ¿en qué medida afectará la digitalización a la forma de crear de los autores?, ¿nacerán nuevos géneros literarios como consecuencia de las nuevas formas y momentos de lectura?, la posibilidad de interactuar con el contenido ¿hará que una misma obra pueda ser alterada, modificada y por tanto creada por varios autores?, ¿qué valor aportará el enriquecimiento de contenidos?
Por otro lado hay quien se formula preguntas sobre la organización de la cadena de valor y sobre los modelos de negocio que triunfarán en la comercialización de contenidos digitales editoriales: ¿Cuál será el esquema? ¿habrá cambios?
No faltan tampoco las cuestiones entrono a las preferencias y gusto de los lectores: ¿Cómo están reaccionando los lectores? ¿estarán dispuestos a dejar el papel para leer en dispositivos electrónicos? ¿qué precios están y estarán dispuestos a pagar por los contenidos? ¿y por los dispositivos?, ¿triunfarán los e-readers de tinta electrónica o los tablets de pantalla LCD? ¿a qué ritmo se producirá el trasvase del papel al digital?.
Las preguntas no tienen fin y las cuestiones, como siempre, pueden analizarse desde el presente (corto plazo) y también desde el futuro (a medio / largo plazo).
Dado el ritmo vertiginoso al que se suceden los acontecimientos en el mundo de la tecnología, dada la velocidad a la que cambian nuestros hábitos y nuestras vidas (no olvidemos que muchas de las empresas tecnológicas que hoy forman parte de nuestro imaginario colectivo prácticamente no existían hace 10 años), considero más adecuado y prudente focalizarme en el presente. ¡El futuro es tan insondable!
Por eso hablaré del y desde el presente.
El presente y la experiencia de Libranda
El pasado 15 de Julio iniciamos la actividad de la plataforma de distribución digital Libranda. Libranda actúa como un operador logístico que presta servicios de almacenaje y distribución digital a las editoriales y a las tiendas on-line para que todas las que estén interesadas en hacerlo puedan entrar y participar en el mundo del libro electrónico. El objetivo es incorporar al mayor número posible de

editoriales y tiendas on-line de forma que el catálogo de títulos electrónicos disponibles para el lector y sus oportunidades de elegir sean mayores.
Precisamente para contribuir a facilitar la elección, se ha optado por trabajar con unformato de archivo que se ha convertido en un estándar del mercado (Epub) y con un sistema DRM compatible con la gran mayoría de dispositivos del mercado.
Libranda está siendo además un acicate, un “animador” del libro electrónico en España, sirviendo para acompañar en este proceso de cambio y evolución a muchas editoriales que hasta la fecha no habían dado el primer paso hacia la digitalización y a muchas tiendas que no se habían iniciado en el negocio digital. En esta fase ese apoyo y acompañamiento es crucial ya que todos estamos aprendiendo al unísono.
Nuestro modelo se fundamenta en dos principios:
1. Creemos que los agentes participantes en la cadena de valor del libro (autores, agentes, editores, tiendas on-line, etc) tienen un papel relevante y una función dentro del mundo del libro electrónico. Esto no impide que trabajemos y colaboremos a la vez en la incorporación de nuevos participantes como por ejemplo el caso de tiendas on-line especializadas en venta de libros electrónicos que nunca han vendido libros en formato papel.
Todos, los ya mencionados y nuevos agentes como fabricantes y comercializadores de dispositivos, empresas encargadas de los sistemas de protección DRM, empresas de conversión y digitalización, etc, pueden aportar valor a la cadena.
En este contexto, lo que Libranda aporta es una tecnología sólida y a su vez flexible, preparada para adaptarse a los requerimientos del mercado. La tecnología que permite que el engranaje y el flujo de los contenidos se produzca.
2. Creemos que las editoriales y tiendas on-line tienen que tener total libertad para fijar sus políticas comerciales, llegar a acuerdos y condiciones, definir las estrategias de marketing y promoción, etc. Esa autonomía es clave para que la dinamización se produzca.
En cualquier caso, en un mercado como el español, donde la cuota de mercado del libro electrónico es todavía minúscula es fundamental un compromiso multilateral, coral, para conseguir llevar el mercado del libro electrónico a cuotas mucho más altas.
Es necesario el compromiso de autores, agentes y editores para editar en formato electrónico sus catálogos a precios adecuados.
Es necesario el compromiso de los fabricantes de dispositivos de lectura para apostar por la comercialización de dispositivos con buenas prestaciones a precios lo suficientemente económicos como para que su presencia se haga masiva.
Es necesario el compromiso de las tiendas on-line de contenidos electrónicos para crear páginas de venta atractivas, cómodas y ágiles.
Es necesario el compromiso agentes que comercializan los dispositivos para promover la visibilidad de los mismos. Todavía se ven poco y el público general no conoce sus características. Es fundamental posibilitar que el lector tenga una experiencia directa con los dispositivos, que pueda tenerlos en sus manos, descubrir sus funciones y ventajas.

Estoy convencida de que todo eso irá sucediendo más pronto que tarde, paso a paso,porque como escribió Antonio Machado, “Caminante, no hay camino / se hace camino al andar”. Y eso es precisamente lo que hacemos: ¡andar!. Para construir el futuro.
Aquí y ahora.

%d bloggers like this: